INTRODUCCIÓN

Las lámparas reflectoras halógenas (lámparas dicroicas) han ganado cuota de mercado en los últimos años, principalmente debido a su brillo (alta intensidad), la estética y la disminución de costos en la instalación. Su funcionamiento básico consiste en utilizar un transformador para tener bajo voltaje pero una intensidad de corriente muy alta, de manera que pueden tener un filamento de tungsteno mucho más corto que una bombilla “normal”.

El problema es que las lámparas halógenas gastan mucha energía eléctrica (y dinero), esto se puede comprobar con una simple calculadora o con esta web para calcular cuanto gasta cualquier aparato doméstico.

Ejemplos de lámparas halogenas dicroicas típicas de 12V y 50W.

Ejemplos de lámparas halogenas dicroicas típicas de 12V y 50W.

La alta intensidad de luz y los reflectores internos que utilizan, consiguen un foco de luz muy potente que se ha utilizado históricamente para los objetos de iluminación in situ, tales como obras de arte y muestra al por menor.

En los últimos años, sin embargo, las lámparas halógenas dicroicas se han convertido en muy populares para la iluminación de espacios grandes como casas, oficinas y tiendas. Sin embargo, su haz estrecho requiere que un gran número de lámparas sean necesarias para iluminar estos espacios abiertos al mismo tiempo tratando de mantener una cierta uniformidad. No es raro ver a decenas de lámparas de iluminación de un área relativamente pequeña… el problema es que consumen mucha energía, 50 W por bombilla más 14 W por cada transformador (cada lámpara lleva uno).

EL CAMBIO DE LÁMPARAS VALE LA PENA

Hasta hace poco en mi piso estaban llegando facturas millonarias de la luz y por mucho que llevásemos cuidado seguíamos pagando mucho. Hasta que nos dimos cuenta que la culpa eran de las bombillas halógenas.

Como he comentado antes, cada bombilla halógena consume 50W cada hora, y teniendo en cuenta que generalmente se ponen varias unidades, el consumo se dispara. En mi cocina teníamos 8 bombillas halógenas, en total consumían 400 W, más 112 W de los transformadores, en total 512W para iluminar una simple cocina!!! una barbaridad para la economía y para la ecología.

Así que buscando por Internet me encontré las llamadas bombillas “halógenas” de leds, que consumían muchísimo menos. Los LEDs (Light Emitting Diode) son esas lucecitas que por ejemplo, tenemos en el televisor cuando se apaga con el mando y se pone en Stand By, y se enciende una luz pequeña de color rojo.

Ejemplos de LEDs típicos utilizados en los aparatos electrónicos.

Ejemplos de LEDs típicos utilizados en los aparatos electrónicos.

Pero no estaba muy convencido que la luz fuese más o menos la misma, así que por eBay compré una de 6 W a un chino para probar… y aunque no hace la misma luz ni tampoco es tan “cálida” como la halógena, realmente el cambio valía la pena, así que he cambiado todas las bombillas halógenas de mi piso (50 W cada una)  por lámparas de leds de 6 W.

Ejemplos de lámparas de leds, 12V y 6W.

Ejemplos de lámparas de leds, de 6W (y 12 V).

Sobre el precio, en España los comerciantes tienen un morro que se lo pisan y venden cada bombilla de LEDs de 6 W por 40 Euros (52,5 $ USA) o mucho más! o sea, que se las pueden meter por donde mejor les quepa. En Ebay tenemos tiendas de taiwaneses que venden las mismas bombillas de LEDs por sólo 9 Euros (12 $ US). Os dirán los comerciantes “expertos” que son de mala calidad y cosas así, todo es mentira, lo he comprobado personalmente que las bombillas de LEDs son las mismas y van igual de bien.

Por si os interesa, para buscar por Ebay este tipo de bombillas, yo escribo “6W MR16 GU5.3 120˚ 12V LED Bulb”, o sea, “bombillas de leds de 12 V, angulo de difusión de luz de 120 grados, modelo MR16 GU5.3 y de 6 W”. En mi caso se la compré a “twn-green” y si os interesa, su tienda on-line en Ebay está clickando aquí , es de Taiwan y de momento tiene casi 200 ventas y 100% de votos positivos. (que quede claro que yo no tengo absolutamente nada que ver con esta tienda, sólo lo pongo aquí por si a alguien le interesa).

EL COLOR DE LA LUZ

Cuando busquéis bombillas de LEDs, fijaos que hay varios tipos de “color” de la luz (técnicamente se llama “temperatura de color”), para que se entienda mejor pondré un par de ejemplos de lo que se puede encontrar:

  • “WarmW” o “Warm White” (blanco caliente) ofrece un color blanco un poco amarronado (parecido a las bombillas). Es un tipo de luz que relaja, hay quién la compara con la luz del atardecer.
  • En cambio el tipo “Cool White” (blanco frío) es un blanco parecido a la luz que ofrece la mayoría de fluorescentes. Se la relaciona con la luz matinal, y se dice que incita a la concentración y la actividad.
La temperatura de color (se mide en K o Kelvin) nos dice la tonalidad que tiene la luz.

La temperatura de color (se mide en K o Kelvin) nos dice la tonalidad que tiene la luz. Haz click en la imagen si quieres ampliarla.

Es recomendable mirarse bien el color que se desea antes de comprar las lámparas para evitar sorpresas.

COMPARATIVA ANTES Y DESPUÉS

Y aquí publico más datos de mi caso por si a alguien le resulta útil esta información.

Recibidor: 2 lámparas. Antes 2x50W= 100W. Ahora 2x6W=12W
Pasillo: 2 lámparas. Antes 2x50W= 100W. Ahora 2x6W=12W
Lavabo: 3 lámparas. Antes 3x50W= 150W. Ahora 3x6W=18W
Cocina: 8 lámparas. Antes 8x50W= 400W. Ahora 8x6W=48W
Comedor: 6 lámparas. Antes 6x50W= 300W. Ahora 6x6W=36W

En total, 21 lámparas. Antes  1.050 W y ahora 126 W. Un ahorro de 930 W!!! Los transformadores no los cuento porque gastan lo mismo con halógenas dicroicas que con lamparas de leds (14 W cada uno).

Para hacernos una idea, supongamos que nos dejamos todas las luces abiertas durante un día (24 horas) y luego todo un mes entero. A ver cuanto se ahorra con el cambio. Teniendo en cuenta que en España la electricidad cuesta 0,117759 €/KWh (septiembre 2010), calculamos:

Antes: 24 horas x 1050W/h = 25,2 KW x 0,117759 €/KWh = 2,96 € cada 24 horas
Ahora: 24 horas x 126W/h =  3,024 KW x 0,117759 €/KWh = 0,36 € cada 24 horas

Es decir, que dejarnos la luces abiertas todo el día nos hubiese costado antes unos 3 € y ahora 0,36€.

Si nos fuésemos de viaje un mes y nos dejásemos las luces abiertas nos hubiese costado:
Antes: 2,96 € x 30 días = 89,03 € al mes
Después: 0,36 € x 30 días = 10,68€ al mes

Menuda diferencia de precio!

Quería que con las fotos se viera la diferencia y poder comparar, pero inexplicablemente las fotos con lámparas de leds quedan fatal. Tanto las del recibidor como las de la cocina, parece como si estuviéran medio a oscuras, cuando en la realidad casi no se nota el cambio. En fin, estas son algunas de las fotos de antes y después del cambio:

Comparativa entre lámparas halogenas y lámparas de leds.

Comparativa entre lámparas halogenas y lámparas de leds.

Recibidor con 2 lámparas halógenas dicroicas (gastando 100W).

Recibidor con 2 lámparas halógenas dicroicas (gastando 100W).

Recibidor con 2 lámparas de LEDs (gastando 12W).

Recibidor con 2 lámparas de LEDs (gastando 12W).

Cocina con 8 lámparas halógenas dicroicas (gastando 400W).

Cocina con 8 lámparas halógenas dicroicas (gastando 400W).

Cocina con 8 lámparas de LEDs (gastando 48W).

Cocina con 8 lámparas de LEDs (gastando 48W).

En mi caso, las lámparas de LEDs que compré son “cool white” y no hacen la luz tan “cálida” como las de halógenas, pero repito, a pesar que en las fotos se ve mucha diferencia, en la realidad la cantidad de luz es prácticamente la misma.

EL ÁNGULO DE DIFUSIÓN DE LA LUZ

Otra característica que hay que tener en cuenta es el ángulo de luz, como se puede ver en el siguiente dibujo, la luz puede estar centrada en muy poco espacio (como si fuese un foco) o puede estar más dispersa:

Ejemplo del ángulo de distribución de la luminosidad.

Ejemplo del ángulo de distribución de la luminosidad.

Pero últimamente están sacando al mercado bombillas de LEDs con modificaciones que hacen que el ángulo de luminosidad sea mayor. Por ejemplo un “truco” muy simple es que le ponen una especie de “lupa” que hacen que la luz quede más dispersa y no tan focalizada. En todo caso cuando se compran las lamparas de LEDs se indica el ángulo de luminosidad. En mi caso prefiero que sean de 120 grados (o 60 grados como mínimo), menos de 60 para mi es como tener pequeños “focos”, aunque quizás en algunas tiendas o galerías sea eso precisamente lo que se busca. Que cada uno elija según sus necesidades.

Ejemplo de dos lámparas de LEDs.

Ejemplo de dos lámparas de LEDs.

El mismo ejemplo que el anterior, pero aquí se aprecia la "lupa" que amplia el ángulo de luminosidad.

El mismo ejemplo que el anterior, pero aquí se aprecia la "lupa" que amplia el ángulo de luminosidad.

En la foto superior, vemos en (1) la “lupa” que decía antes, que hace que el ángulo de la luz sea bastante mayor que la lampara (2). El precio de ambas es la misma.

OTROS MODELOS DE LÁMPARAS LEDS

Otros “trucos” para aumentar la potencia de la luz o del ángulo de difusión es poner varias lámparas de LEDs en una sola, en el ejemplo siguiente tenemos 3 lámparas juntas de 2 W, de manera que en total la lámpara la venden en muchos sitios como si fuese de 6W. Personalmente prefiero las lámparas más modernas de 6W que de 3x2W, pero para gustos se inventaron los colores.

Lámpara de LEDs 3x2W (6W en total), modelo Gu 10 6W

Lámpara de LEDs 3x2W (6W en total), modelo Gu 10 6W

Aquí vemos que han puesto 6 leds de 1 W en una sóla lámpara (en total 6W).

Aquí vemos que han puesto 6 leds de 1 W en una sóla lámpara (en total 6W).

Y también tenemos ahora la tecnología LED en los fluorescentes. Por lo que sé hasta ahora, un fluorescente de 10W equivale a un fluorescente “normal” de 20W, uno de 20W LED equivale a uno de 40W “normal” y así, el de LED consume la mitad. Lo que pasa que no los he probado, pero a quién le interese, sólo hay que buscar en ebay.com la frase “LED fluorescent tube”.

Tubos fluorescentes con tecnología LED, gastan exactamente la mitad de energía que un fluorescente "normal".

Tubos fluorescentes con tecnología LED, gastan exactamente la mitad de energía que un fluorescente "normal".

CÓMO CAMBIAR UNA LÁMPARA HALÓGENA POR UNA DE LEDS

Las lámparas están enganchadas por un hierro circular, lo único que hay que hacer es quitar ese hierro con un destornillador o algo con lo que se pueda hacer palanca y se separa la lámpara del portalámparas. Es bastante sencillo.

Como una imágen vale más que mil palabras, en este vídeo de 2 minutos, se puede ver paso a paso como se hace:

Ver directamente en YouTube

Además en el vídeo también explican otras cosas relacionadas con el tema que son interesantes.

DATOS TÉCNICOS DE MI CASO PARTICULAR

Y ya para acabar para quién le interese, doy los datos de las bombillas halógenas que tenía antes por toda la casa, como se puede ver son de varios tipos y marcas:

EXN-P, 12V 50W, 2528
EXN-P, 12V 50W, 2727
KDE MR 16+C, 12V, 50W
Belgium 50, Sylvania, Dichroic, 12V, 50W 60º

Y aquí van los datos de las bombillas de LEDS que tengo actualmente y que de momento van muy bien y sin problemas:

SCL216-ColW-L-V6, 12-24Vdc/12-18Vac, 6W, 24/10

¿Son peligrosas las bombillas de bajo consumo? (llamadas bombillas CFL)

Y para acabar, una curiosidad sobre las bombillas de bajo consumo CFL (no las de LEDs, me refiero a las anteriores que parecen fluorescentes en pequeño).

A FAVOR:

En la asociación de consumidores como OCU dicen que no son peligrosas y que tienen poco mercurio, lo explican muy bien en el artículo “Mitos sobre las bombillas de bajo consumo“.

Es curioso porque dicen que no son peligrosas, pero recomiendan que se salga de la habitación 10 minutos cuando se rompan para no inhalar los vapores de mercurio, aconsejan que no se barra la bombilla rota porque es peligroso (hay que usar guantes desechables y cinta adhesiva), y acaban diciendo que hay marcas comerciales de bombillas de bajo consumo que tienen un nivel de mercurio superior al permitido. ¡Menos mal que no son peligrosas!

EN CONTRA:

Personalmente no me creo nada del informe de la asociación de consumidores OCU, el mercurio es MUY tóxico y no entiendo como puede haber un “máximo legal” cuando lo que deberían hacer es prohibirlo totalmente, ya que causa daños muy graves tanto en los humanos como en el medio ambiente, ya que más del 90% de estas bombillas van a parar a los vertederos de basura y finalmente el mercurio acaba con las lluvias y el viento, filtrándose en el agua potable y desperdigado por la naturaleza. Es como si por ley hubiese un “máximo legal” de uranio en la comida o de plutonio en la ropa.

El máximo legal son 5 mg por bombilla de bajo consumo, es decir, cada 200.000 bombillas tiradas a la basura, se tira 1Kg de mercurio. Y eso sin olvidar que contienen otras sustancias como el fenol y el tetrahidrofurano que son conocidos cancerígenos, u otras sustancias como los alquilbencenos que dañan el sistema nervioso y el hígado.

Tal como explican en el artículo “Las Bombillas de bajo consumo (CFL) son peligrosas“, una sola bombilla  de bajo consumo contamina unos 190.000 litros de agua. En el mismo artículo se comenta también que son peligrosas por su gran emisión de emisiones radioeléctricas de alta frecuencia y porque emiten radiaciones ultravioletas.

Así que un poco intrigado con los artículos que hay por Internet que dicen que las bombillas de bajo consumo no son peligrosas, pero que acaban dando consejos un poco sospechosos para ser tan una bombilla tan “inofensiva”, me encontré el siguiente vídeo del año 2012 donde se explica el tema muy bien. Viendo el reportaje a cualquiera se le ponen los pelos de punta al ver lo inútiles que llegan a ser los legisladores, a merced de las grandes multinacionales y los intereses económicos:

Ver directamente en YouTube

Y esto es todo, para cualquier comentario hay un formulario más abajo de estas líneas. Gracias por vuestra atención.